Subir

Comenzar a practicar relajación

AUTOR:
Francisco Barrios Marco
Fisioterapeuta
Especialista en técnicas de relajación

1.-Iniciación a la relajación.

Comenzar a practicar relajación resulta siempre una experiencia sorprendente, de repente nos damos cuenta de que experimentar el cuerpo en estado de calma resulta ser además de placentero muy sencillo. Lo sorprendente es que desde la primera sesión es posible percibir cómo el cuerpo tiene esa tendencia a abrirse hacia la claridad, hacia un estado más sereno, pareciera como si hubiera estado deseándolo y de repente le ofrecemos la oportunidad de emprender una acción apacible que dulcemente nos llena de energía.

Desde el primer día que comenzamos a tener experiencias de relajación poseemos la certeza de que hemos contactado con algo muy valioso, podemos sentir desde el inicio que la práctica de la relajación nos entrega calma, vitalidad y energía. No obstante muchas personas que comienzan son superadas por el estrés cotidiano que los envuelve y se olvidan de la relajación, no es tan extraño, el mundo en que vivimos tiene muchas manos, aprietan y se enroscan, tantas demandas a la vez que apenas queda tiempo para un compromiso con mi mundo interior, es preciso tener esto en cuenta cuando voy a empezar a aprender relajación porque así estaré preparado, sabré que la relajación exige atención y que el mundo con sus demandas va intentar impedir que pueda alcanzar un estado de calma tranquila a  voluntad, no es que haya una mano invisible que lucha para que esté estresado, es que la relajación es uno de los caminos hacia la conciencia y no podemos llegar a un estado consciente sin experimentar la resistencia y vencerla.

Podemos empezar a trabajar relajación por nuestra cuenta, si tenemos suficiente fuerza de voluntad es una buena opción, quizá sirva al principio en estos casos, sin embargo es muy conveniente poder trabajar con un grupo, aprender junto a otras personas que quieren instruirse, sin darme cuenta ello reforzará mi voluntad, me resulta más difícil olvidarme de que estoy haciendo un trabajo interior, al estar con otros se adquiere un compromiso y al mismo tiempo de forma imperceptible pudo verificar mis propios progresos y los de los demás, es un modo de avanzar que lucha eficazmente contra el olvido.

Prácticamente en todas las tareas en las que participan el cuerpo y la mente existe un riesgo de estancamiento, empezar es fácil, lo hago porque me apetece y además obtengo sensaciones nuevas y placenteras, esto ocurre cuando estudio algo que me gusta, cuando practicó un deporte o me inició en el yoga u otras técnicas similares. Hay un progreso inicial fácil puesto que parto de un nivel cero y cualquier información o novedad sensorial es un progreso evidente, las dificultades empiezan precisamente cuando mis capacidades mejoran, es un momento en que parecen estancarse y no consigo progresar, la evolución parece haberse detenido y el esfuerzo me parece arduo, a partir de aquí es preciso contar con ayuda, un estudiante puede mejorar con técnicas de estudio, un deportista que ha visto detenido su progreso puede trabajar su fuerza, resistencia o elasticidad, o la técnica de base, en suma lo que hace es mejorar una serie de cualidades en principio aparentemente físicas, pero realmente hay un esfuerzo completo: físico y mental, y es precisamente el esfuerzo que se realiza para superar el bloqueo lo que permite superarlo, sin la barrera no habría un cambio, una evolución real.

En general se cree que cualquier tarea enfocada al desarrollo de la conciencia debe ser desde el comienzo fácil, y habrá de proseguir así, ninguna barrera por delante que impida o dificulte el desarrollo de nuestro potencial; no tiene sentido, si fuera así nadie avanzaría, cuando empiezo a practicar relajación es preciso saber que hay momentos en los que opinaré  que no avanzo, pero es precisamente cuando he de tomar conciencia de que son las barreras las que me permiten progresar, es gracias a ellas por las que mis cualidades físicas, emocionales y mentales se pondrán a prueba, puedo detenerme y todo acabó, sin embargo una cierta obstinación decidida es necesaria para progresar y al cabo del tiempo observamos como el esfuerzo es recompensado.

Siempre se nos indica que es preciso al menos media hora para dedicarle a los ejercicios de relajación, pero si no tienes media hora dedica 20 minutos, y si no puedes 10 tan sólo, o sólo cinco, pero practica relajación todos los días; busca un lugar en tu casa agradable y tranquilo, sin ruidos, procura evitar las interrupciones, la ropa amplia que no te apriete por ningún lado. Cuando comienzas es más fácil practicar relajación tumbado así podrás soltar con más facilidad, en el futuro si lo deseas podrás realizar cualquier ejercicio sentado, más adelante en cualquier lugar ya que verás que puedes hacer un ejercicio de relajación dinámica caminando e incluso sentado en un autobús rodeado de gente, en modo alguno es  recomendable la práctica de relajación cuando el medio en que te encuentras requiere una atención importante de tu parte.

Es mejor no haber comido poco antes que comenzar la práctica de la relajación, es aconsejable dejar pasar al menos hora y media después de la última comida, puedes usar  una fragancia que guste de modo especial, úsala en la habitación como un medio para facilitar la relajación, el incienso ayuda a muchas personas, recuerda que aunque te encuentres tumbado no estás ahí para dormir sino para conseguir que tu musculatura se suelte más fácilmente. Luego se sucederán experiencias más interesantes que simplemente sentir tus músculos sueltos.

NOVEDADES EN TU EMAIL

SUSCRIBETE Y DESCARGA GRATIS 5 EJERCICIOS DE RELAJACIÓN EN MP3 Leer más

EMAIL

NUEVO: Curso online de Técnicas de Relajación

El contenido del curso, además de texto, comprende más de 60 ejercicios de relajación en MP3, lo que supone el mayor contenido organizado de ejercicios de relajación en español.

Leer más acerca del Curso online de Técnicas de Relajación

Artículos de Relajación