Subir

Ejercicio de relajación articular II

AUTOR:
Francisco Barrios Marco
Fisioterapeuta
Especialista en técnicas de relajación

Tras una Semana de realizar el primer ejercicio de Relajación Articular pasaremos a un segundo ejercicio en que se incluye el movimiento, la instrucción de: muevo lentamente la articulación implicará siempre una flexo extensión breve y corta en amplitud, excepto en la columna vertebral que realizaremos una ligera rotación a derecha e izquierda de los segmentos referidos, que en el caso de la columna dorsal y lumbar implicaran una rotación ligera de todos los segmentos desde el cuello a la zona lumbar, aunque la atención se centrará en la zona sobre la que estamos trabajando. Realizaré el movimiento lentamente seis veces.

Repetiremos cada instrucción lentamente seis veces, sin ninguna referencia a relaja, ni cualquier otra similar. La instrucción es únicamente: siente, sin ningún proceso sugestivo hacia qué se debe sentir. El que aparezcan sensaciones de peso, de relax, de ligereza, son normales y forman parte real de la experiencia individual, más verdadera desde el punto de vista que no se ha sugestionado al alumno acerca de lo que se espera que sienta.

1.- Siente las articulaciones de los dedos de las manos. De las muñecas. Muevo lentamente las articulaciones.

2.- Siente las articulaciones de los codos. Muevo lentamente las articulaciones.

3.- Siente las articulaciones de los hombros. Muevo lentamente las articulaciones.

4.- Siente las articulaciones vertebrales cervicales. Muevo lentamente las articulaciones.

5.- Siente las articulaciones vertebrales dorsales. Muevo lentamente las articulaciones.

6.- Siente las articulaciones vertebrales lumbares. Muevo lentamente las articulaciones.

7.- Siente las articulaciones de la cadera. Muevo lentamente las articulaciones.

8.- Siente las articulaciones de las rodillas. Muevo lentamente las articulaciones.

9.- Siente las articulaciones de los tobillos. Muevo lentamente las articulaciones.

10.- Siente las articulaciones de los dedos de los pies. Muevo lentamente las articulaciones.

Finalizaremos prestando atención a la sensación general de cuerpo, tras ello realizaremos dos respiraciones completas, abriremos y cerraremos las manos y abriremos los ojos.

Tras estos ejercicios que suponen un toma de conciencia corporal y en si mismos son un excelente medio para obtener los efectos que proporciona una buena relajación, más adelante pasaremos a los ejercicios que implican movimiento, y por tanto una relajación dinámica con los ojos abiertos, lo que supondrá toda una serie de nuevas y gratificantes experiencias. Los ejercicios con movimiento son inagotables y van desde las acciones más simples hasta la realización con un mínimo de tensión de las acciones cotidianas, de normal cargadas de tensión, que nos restan energía a raudales sin apenas percibirlo

Artículos de Relajación